v7.0

¿QUÉ SIGNIFICA IN VIVO O IN VITRO EN LOS ESTUDIOS CIENTÍFICOS?



Los estudios científicos son una fuente de información confiable y comprobada que millones de personas usan a diario, ya que se encuentran disponibles en la web.

Sin embargo, los mismos pueden emplear términos que resultan desconocidos para la población en general. ¿Deseas saber qué significa in vivo o in vitro? ¡Sigue leyendo!

Los términos in vivo e in vitro provienen del latín, por lo que siempre deben ser escritos en letra cursiva como norma general. El primero de ellos hace referencia a la experimentación controlada en un organismo viviente, bien sean animales, plantas o humanos. Por su parte, in vitro se relaciona con cualquier estudio fuera de un organismo vivo y en un ambiente controlado.

Ambos modelos de estudio son de gran importancia a la hora de hacer un descubrimiento de cualquier índole. Los experimentos in vitro le proporcionan una idea general a los especialistas sobre los resultados esperados. A su vez, los estudios in vivo permiten comprobar los hallazgos observados en un ser vivo y determinar cómo el mismo se ve afectado.

Significado de in vitro
El término in vitro es latín para ‘en vidrio’, por lo que se emplea para describir cualquier estudio médico, prueba o experimento realizado fuera de un organismo vivo. Los mismos usan microorganismos, como virus y bacterias, o células de seres vivos en un medio de cultivo controlado para evaluar todas las variables deseadas.

Los medios empleados con mayor frecuencia para los estudios in vitro son los tubos de ensayo y otro instrumento llamado capsula de Petri. Ambos le permiten a los especialistas tener un ambiente controlado y con variaciones mínimas, eliminando posibles variables presentes en los organismos multicelulares.

Las investigaciones in vitro son sencillas, permitiendo realizar análisis detallados y medir efectos biológicos con mayor precisión. No obstante, los resultados obtenidos siempre deben interpretarse con precaución, ya que no siempre predicen la reacción en un ser vivo.

Aplicaciones de este tipo de estudio
Todos los estudios in vitro suelen ser el primer paso antes de realizar experimentaciones in vivo, ya que disminuyen los riesgos. En este sentido, los estudios in vitro son muy utilizados en pruebas farmacéuticas, sobre todo en la creación de nuevos medicamentos.

Los investigadores suelen someter a un grupo de células de diferentes tejidos a un nuevo fármaco durante su estudio, lo que permite determinar si el mismo posee o no efectos tóxicos o cancerígenos. La efectividad de los antibióticos también se estudia in vitro, sometiendo a un grupo de bacterias a la acción de un fármaco para determinar si hay resistencia.

Este tipo de experimentos también es de gran utilidad para observar con mayor precisión fenómenos biológicos que no se conocen en su totalidad. Un ejemplo de ello son los grandes avances que se han realizado en materia de neurología, a través del estudio in vitro de la comunicación neuronal.

Por último, existe un procedimiento que emplea el mismo concepto, llamado fecundación in vitro. Ayuda a las parejas con problemas de fertilidad. Consiste en la extracción de óvulos de la madre, los que serán colocados en una cápsula de Petri y se fecundarán con el esperma paterno. Al cabo de unos días, los embriones resultantes serán implantados en el útero.

Significado de in vivo
Ya sabiendo qué significa el término in vitro, es necesario conocer el significado de in vivo. Este término es el latín para ‘en los vivos’ o ‘dentro de los vivos’. Dicha metodología hace referencia a los estudios, pruebas y experimentos realizados en organismos pluricelulares, es decir, animales, plantas o humanos.

Los mismos permiten determinar en forma exacta cómo el organismo reaccionará a una sustancia determinada. Todos los seres vivos empleados en este tipo de estudios generan un medio en constante cambio, en el que influyen una gran cantidad de variables distintas. Esto permite obtener información valiosa y precisa.

Los estudios in vivo son de gran utilidad cuando se desea determinar los efectos terapéuticos o tóxicos que pueda tener un fármaco en desarrollo. Además, los mismos proporcionan información de utilidad sobre la evolución o progresión de alguna enfermedad en un organismo vivo complejo.

Aplicaciones de este tipo de estudio
En términos generales, los estudios in vivo pueden dividirse en 2 grandes grupos: la experimentación con animales y con humanos. El primero es un punto medio entre los estudios in vitro y en humanos. Los mismos proporcionan información exacta sin necesidad de arriesgar la vida de personas.

Los estudios en animales emplean ratas criadas en laboratorios en la mayoría de los casos, las que son genéticamente iguales. Permiten evaluar la fisiopatología de algunas enfermedades, cómo se ven afectadas por diferentes procesos y la efectividad de nuevos fármacos en organismos complejos.

Este tipo de estudios ha permitido realizar grandes descubrimientos, como los parches proteicos capaces de crear nuevo tejido. Sin embargo, nunca podrán imitar al organismo del cuerpo humano cuando de medicamentos se trata.

Los estudios con humanos también se conocen como ensayos clínicos y se emplean con la finalidad de conocer los efectos que genera un nuevo fármaco. Son de gran importancia, ya que permiten establecer la seguridad antes de la comercialización. De hecho, estudios demuestran que 30 % de los fármacos en desarrollo generan efectos secundarios no deseados.

Los investigadores suelen dividir a la población estudiada en diferentes grupos. Uno de ellos será el grupo control, que recibirá un placebo, mientras que el resto recibirá diferentes dosis del medicamento. La selección de la población debe ser aleatoria y se debe tener un control preciso.

Dos modelos de estudio que se complementan entre sí
Tanto los estudios in vivo como in vitro son dos modalidades muy diferentes que proveen información valiosa médica y farmacológica. Ambos métodos son de vital importancia para mostrar la eficacia de antibióticos, como lo fue con la penicilina o cualquier otro fármaco. Además, permiten estudiar los fenómenos que se generan en las células, tanto en un ambiente constante como en uno variable.

Es importante tener en cuenta que los resultados obtenidos en los estudios in vitro pueden variar cuando se experimenta en seres vivos. En este sentido, deben interpretarse con sumo cuidado. Por su parte, en humanos muestran resultados precisos y verídicos.

Fuente: Mejor con salud




Publicar un comentario

0 Comentarios

Recomendadas...