v7.0

EL NACIMIENTO DE UN NUEVO DEPORTE EXTREMO: EL PRIMER TRAJE AÉREO ELÉCTRICO DEL MUNDO



POR ECOINVENTOS.- El vuelo en traje aéreo ha llamado la atención de mucha gente cuando apareció en el cambio de milenio, provocando una ola de videos de GoPro y Red Bull. Intrépidos o locos volando entre montañas como ardillas voladoras con turbocompresor.



El especialista Peter Salzmann ha estado pensando durante años cómo añadir alguna propulsión sostenible y capacidad de escalada a la experiencia del traje aéreo, y se puso en contacto con creativos del estudio de diseño de BMW para crear un conjunto de impulsores eléctricos montados en el pecho y un traje de alas que funcionara con ellos.

Al principio, quería montarlo en una mochila, en tubos más largos capaces de generar más empuje. Pero el flujo de aire más ventajoso estaría delante de él, y encontró el diseño inicial demasiado pesado. Así que terminó con un sistema de dos impulsores de 13 cm y 25.000 rpm en una unidad relativamente compacta, pero aún así bastante voluminosa, que tiene un aspecto un poco de submarino.



El traje aéreo se diseñó para incorporar entradas de aire para el sistema de propulsión. Hay un interruptor de encendido y apagado, un acelerador y una especie de mecanismo de dirección, así como un interruptor de corte para emergencias.

Por lo demás, es aún más físico que un traje de alas normal; necesitas mucha fuerza para luchar contra el viento y controlar tu movimiento en el aire.

Produce una combinación relativamente modesta de 15 kW durante unos cinco minutos, pero los resultados son bastante épicos; la tasa de planeo más horizontal de un traje de alas normal cae alrededor de un metro por cada tres metros recorridos horizontalmente, y la velocidad máxima es de unos 100 km/h, pero cuando Salzmann recibe el impulso eléctrico, puede alcanzar velocidades superiores a los 300 km/h, y de hecho ganar altura para volar hacia arriba en lugar de caer constantemente.



Después de las pruebas en el túnel de viento, tanto en las instalaciones de BMW, más enfocadas a la automoción, como en un túnel de viento especializado en Estocolmo, y de unos 30 saltos de prueba, llegó el momento de una demostración pública.

El plan inicial era demostrar la capacidad de ascenso del traje llevándolo a Busan, Corea, y sobrevolando un grupo de tres rascacielos, en el que el último era mucho más alto que los dos primeros.

La COVID-19 puso fin a esos planes, así que Salzmann se conformó con algo más cercano, alineando los picos Del Brüder en la cordillera Hohe Tauern, parte de los Alpes austriacos. Salzmann y un par de amigos equipados con trajes de alas normales subieron a 3.050 m en un helicóptero y saltaron.

Los amigos eran el punto de referencia, y los tres mantienen la formación hasta que Salzmann toma potencia. Donde sus amigos tienen que separarse y volar alrededor del último pico de la montaña, el traje eléctrico le permite acelerar hacia arriba y sobre él.

El traje eléctrico tiene el toque de diseño de BMW; se ve muy bien montado, no parece un prototipo.

Nadie dice nada en relación a la venta de este tipo de motores, ya sea ahora o en el futuro, pero una pequeña unidad de propulsión eléctrica no va a ser demasiado cara.



La pregunta sería si una empresa como BMW quiere su logo en un producto que potencialmente hace que sus propietarios salten en picado. Una cosa es hacer videos promocionales, y otra muy distinta es poner estas herramientas en manos de los deportistas extremos, donde la diferencia entre los vuelos exitosos y los no exitosos puede ser mortal.



Más información: www.bmw.com

Publicar un comentario

0 Comentarios

Recomendadas...