v7.0

¿UN “OCÉANO” DE CORRUPCIÓN? LOS SIGNIFICADOS DE LAS OPERACIONES DEL MP



Por Javier HerreraNDIGITAL. Desde que el Ministerio Público (MP) inició a usar nombres de animales marinos para las más recientes operaciones contra la corrupción administrativa, la ciudadanía se pregunta cuál es el significado real de cada una de ellas.

Y es que, a juzgar por las denominaciones que ha usado el órgano persecutor, parecería que es en las profundidades del mar que se encuentra la inspiración para identificar las ejecuciones contra funcionarios y exfuncionarios públicos, pero también para exmilitares.

Coral, caracol, pulpo y medusa; estas son sus características con las que desde la Procuraduría Especializada de la Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca) se usaría el símil basado en la instrumentación contra los imputados en cada caso:

De acuerdo a expertos consultados por N Digital, a pesar de que los animales marinos cuentan con un denominador común, su habitad, donde pueden convivir y desarrollarse, algunos marcan su estilo de vida basado en su comportamiento, ya que cuando unos prefieren la superficie, otros se sienten cómodos en las profundidades de los océanos.

El coral, aunque muchas personas creen que son piedras, se trata de animales de la familia de los cnidarios, al que también pertenecen las medusas, anémonas, abanicos de mar y otros.

Entre sus características se encuentran, como otros seres vivos, los tentáculos microscópicos de difícil apreciación. Además, según los biólogos, el coral está formado por una especie de  “asociación” de algas y forman su base partiendo de un fuerte esqueleto de cal que los protege.

El caracol, de su lado, cuenta con su caparazón como principal herramienta de protección. Se encuentran en casi todos los ambientes, pero mayormente en aguas dulces y saladas así como en tierra firme, siendo el único grupo de moluscos con esta característica de mantenerse en tierra.

De acuerdo a lo que establecen los expertos en la materia, sobre la concha del caracol, dicen crecerá a medida que el molusco de desarrolla.  Está formada principalmente por carbonato de calcio, por lo que su alimentación debe ser rica en este elemento para que se produzca un caparazón sano y resistente.

Sin embargo, debido a su lento desplazamiento y su diminuto tamaño, los caracoles son presas fáciles para las decenas de depredadores.

No sucede lo mismo con el pulpo, puesto que, de acuerdo a investigaciones publicadas por National Geographic,  la característica más llamativa del pulpo es la amplia gama de técnicas que utiliza para evitar o frustrar  los ataques de sus depredadores.

Para desplazarse se vele de un mecanismo mediante el cual expulsa agua, lo que le permite propulsarse a gran velocidad. Cuenta además con un depósito de tinta que utiliza para huir de las amenazas a las que se enfrenta en las profundidades del mar.

Otra de sus múltiples virtudes es su capacidad de esconderse a la vista: usando una red de células pigmentarias y músculos especializados en su piel, el pulpo común puede casi instantáneamente coincidir con los colores, patrones e incluso texturas de su entorno. Pero si todo esto falla, un pulpo, además, puede perder alguno de sus brazos para escapar al agarre del depredador.

En tanto, la medusa, a diferencia de algunos animales, es transparente y no cuenta con cerebro.

Está formada por campanas o campanillas de las que cuelga un manubrio tubular, donde la boca se ubica en su extremo inferior. De ahí puede extenderse tentáculos con células llamadas cnidocitos, que son las causantes de las irritaciones urticantes. Estas las utilizan como defensa y para capturar presas inyectando el veneno.

Existen medusas con diferentes características físicas y distribuciones geográficas y, de acuerdo a los expertos, todas ellas resultan dañinas para el ser humano, pero existe una que es considerada como la más venenosa y letal del mundo: la avispa marina. Esta especie habita en aguas australianas principalmente y es la más peligrosa, pues no puede percibirse a simple vista por su color transparente y es capaz de acabar con la vida de una persona en cuestión de tres minutos tan sólo con el contacto que casi siempre suele pasar desapercibido.

Los casos

Se recuerda que el caso que acapara la palestra en la actualidad es el ejecutado desde el pasado martes por la Pepca, Operación Medusa, por la que el MP realizó unos 38 allanamientos y en busca de evidencias para sustentar la acusación contra el exprocurador de la República, Jean Alain Rodríguez y otros exfuncionarios de la PGR señalados de corrupción administrativa y otros delitos.

Sobre la Operación Pulpo, otro de los nombres marinos usados por las autoridades, se centró en una acusación que tuvo gran connotación mediática, por tratarse de los principales imputados del caso,  Carmen Magalys y Juan Alexis Medina Sánchez, ambos hermanos del expresidente Danilo Medina, a los que se les señala de malversación de fondos estatales por unos 4 mil millones de pesos.

Mientras, la Operación Caracol, que se destapó este año, en febrero, el MP realizó allanamientos a la Cámara de Cuentas, acción que provocó grandes debates jurídicos por tratarse de una entidad que tiene la responsabilidad de velar por la fiscalización de las instituciones públicas. De acuerdo al expediente, se conformó en dicha dependencia una coalición de funcionarios, falsificación de documentos públicos, asociación de malhechores, complicidad en los tipos penales de desfalco contra el Estado. La particularidad de este caso es que se encuentra en una especie de limbo, ya que, luego de su ejecución, el órgano persecutor no ha informado sobre su estatus actual.

Otro caso que emergió este 2021, ejecutado por el órgano persecutor, fue la Operación Coral, con el la característica de que envuelve a militares y exmilitares, los cuales, junto a otros imputados, el Ministerio Público dice que conformaron una red contra el Estado que movió más de 245 millones de pesos.




Publicar un comentario

0 Comentarios

Recomendadas...