v7.0

RED 5G DE CHINA LEJOS DE SATISFACER LAS EXPECTATIVAS



Instaladas en techos, postes de electricidad y luminarias en toda China, están cientos de miles de torres de alta tecnología para la red 5G, una poderosa señal de la ambición del país para ser líder en la última tecnología. Pero muchas de esas torres sólo funcionan durante la mitad del día.

China Unicom, uno de los tres operadores de telecomunicaciones, anunció en agosto que su filial en la provincia de Henan apagaría automáticamente sus estaciones de transmisores 5G de las 9 p.m. a las 9 a.m. porque pocas personas las estaban usando. Los otros dos operadores siguieron sus pasos y han implementado la misma política en varias ciudades en el país.

«Apagar las estaciones no es una acción manual, es un ajuste automático hecho a cierta hora”, dijo Wang Xiaochu, presidente de China Unicom.

La tecnología 5G es una de las inversiones más importantes que China ha hecho recientemente en este sector. Proclamado como el siguiente gran paso en la comunicación digital, la tecnología de redes de 5G está supuesta a cambiar el mundo y a desatar una nueva revolución digital.

China lanzó oficialmente sus redes comerciales 5G en septiembre del 2019, con la promesa de ofrecer una velocidad digital sin precedentes para permitir el funcionamiento de nuevas aplicaciones que irían desde conducción autónoma de vehículos hasta cirugías virtuales. Más de un año más tarde, el más grande mercado para tecnología 5G afronta numerosas quejas sobre la velocidad de la red y los astronómicos costos de instalación.

Las señales chocan con las paredes
Para manejar más información a altas velocidades, 5G usa frecuencias más altas que las redes actuales. Sin embargo, las señales recorren distancias más cortas y se encuentran con más interferencias.

«La tecnología de 5G usa frecuencias ultra altas, las cuales son dos o tres veces más altas que las frecuencias actuales de 4G, por lo que la cobertura será limitada”, dijo Wang Xiaofei, un experto en Comunicaciones de la Universidad de Tianjin, cuando el año pasado se empezó a instalar la tecnología 5G disponible al público, según la agencia oficial Xinhua.

Wang dijo que como el radio de cobertura de sus estaciones base es de apenas unos 100 metros, China debe construir una estación cada 200 o 300 metros en áreas urbanas. Debido a que la penetración de las redes 5G es tan débil, las estaciones internas, o bajo techo, tendrían que ser distribuidas en edificios de oficinas, áreas residenciales y distritos comerciales.

Y para igualar la misma cobertura que actualmente tienen las redes 4G, los operadores eventualmente necesitarán instalar unos 10 millones de estaciones en todo el país, según un reporte de Xinhua.

«Por lo próximos tres años, empezando este año, un millón de estaciones base 5G tendrán que construirse cada año”, dijo a la agencia oficial, Xiang Ligang, director general de la Alianza para el Consumo, una asociación de la industria de las telecomunicaciones.

En la primera mitad del año, China solo construyó 257.000 nuevas estaciones 5G. El número total de estaciones instaladas en China hasta ahora es de unas 410.000 a finales de junio, según el Ministerio de Industria y Tecnologías de la Información

¿Grandes costos, pequeños beneficios?
El costo de la energía que se requiere para operar tecnología 5G ha demostrado ser uno de los más grandes dolores de cabeza para las empresas chinas de telecomunicaciones.

«El equipo 5G de una estación base consume tres veces más energía que el 4G por la forma en que funciona la tecnología”, explicó en un correo electrónico a la Voz de América, Soumya Sen, profesor asistente de información y ciencias de decisiones en la Universidad de Minnesota. “5G usa múltiples antenas para usar las señales reflejadas por los edificios y para lograr ganancias en lo robusto y potente de los canales”.

Para que la 5G alcance el nivel de cobertura de las redes de 4G, el consumo de energía de las estaciones base alcanzará unos 29.000 millones de dólares, según un reporte de China Post y Telecommunicaions News, ambas publicaciones estatales. El monto representa 10 veces la ganancia en el 2019 de China Telecom, una de las tres empresas estatales de telecomunicaciones en China.

En los primeros tiempos, hubo esfuerzos por hacer a la tecnología 5G más eficiente que sus antecesoras, pero las ambiciones fueron rápidamente destrozadas por la realidad.

Dos meses después de lanzarse los servicios 5G, un alto ejecutivo de un operador chino de telecomunicaciones admitió que se había logrado poco progreso en reducir el consumo de energía y el costo. Hablando en un seminario de la industria en Beijing, Li Zhengmao, vicepresidente ejecutivo de China Mobile, pidió al gobierno que subsidie los costos de energía para las telecomunicaciones.

«Esto podría requerir que el gobierno respalde períodos extendidos de cobros mensuales subsidiados y aparatos subsidiados, o créditos fiscales y otros incentivos”, dijo Ross Feingold, un abogado y analista de riesgos políticos.

La inversión total podría superar los 220.000 millones de dólares en los próximos años, dijo Li Tizhong, un ex ministro de Industria y Tecnologías de la Información, durante un foro.

Otro exfuncionario advirtió en un reciente discurso que la iniciativa 5G de China podría convertirse en una inversión fallida.

«La existente tecnología 5G es muy inmadura, cientos de miles de millones de dólares han sido desembolsados, y el costo operativo es extremadamente alto, y es difícil digerir el costo en el futuro”, advirtió el ex ministro de Finanzas, Lou Jiwei, en un discurso el mes pasado.

«Es difícil para los consumidores ordinarios y para usuarios de la industria ver los beneficios y recompensas de largo plazo del 5G”, dijo un reporte de la Academia China de Información y Tecnología de la Información, titulado “El Reporte Económico 2020 del 5G chino”.

Basado en una reciente encuesta de consumidores chinos, 73,3 por ciento de las personas entrevistadas dijo creer que no hay razón por la que los usuarios deban comprar teléfonos 5G. El estudio publicado el mes pasado por iiMedia, una empresa de investigaciones de mercado, también encontró que la principal razón para no comprar teléfonos 5G es porque no son necesarios.

Con todas las expectativas y la inversión, el 5G es “en realidad exagerado” y no es algo que las sociedades necesiten, según el líder de la compañía que domina la tecnología.

«De hecho, las sociedades humanas no tienen una necesidad urgente de 5G”, dijo el fundador y presidente de Huawei, Ren Zhengfei. “Lo que la gente necesita ahora es banda ancha y el principal elemento de 5G no es banda ancha”, afirmó.

Fuente: VOA




Publicar un comentario

0 Comentarios

Recomendadas...